Mi hijo es alguien maravilloso y extraordinario

tu hijo es alguien maravilloso y extraordinario, capaz de hacer cosas increíbles

Mi hijo es alguien maravilloso y extraordinarioLa primera línea de trabajo que tienes que tener en cuenta en el Aprendizaje Fractal es que:

TU HIJO ES ALGUIEN MARAVILLOSO, ALGUIEN EXTRAORIDNARIO Y FANTÁSTICO CAPAZ DE HACER COSAS INCREÍBLES.

 

TOMAR CONSCIENCIA DEL POTENCIAL INFANTIL

Por lo general siempre somos conscientes de esta realidad cuando nace nuestro pekeñin. Y también somos conscientes de ello cuando supera hitos extraordinarios en su desarrollo, como por ejemplo cuando por fin sostiene su cabecita, dice su primera palabra o da sus primeros pasos.

Pero, al margen de estas maravillosos sorpresas que vivimos llenos de emoción, los adultos estamos tan inmersos en la rutinas, en las dinámicas cotidianas del día a día y en resolverlas, que con frecuencia se nos olvida que cada paso, gesto, sentimiento y palabra que hace también es algo extraordinario y maravillo.

Además conforme los niños creecen tendemos a darle menos importancia a esos logros, avances y actos y sustituirlos por “logros” socialmente establecidos como por ejemplo los cumpleanos o cuando pasan de curso o cuando sacan buenas notas.

Así que el primer paso en la aplicación del Aprendizaje Fractal como estilo de Aprendizaje y Enseñanza y en la creación de tu propia Aula Fractal es TOMAR CONSCIENCIA.

Tenemos que recuperar esa consciencia y esa intuición basada en que nuestro hijo es alguien extraordinario y maravillos capaz de lograr cosas extraordinarias y maravillosas.

Necestamos fijarnos de nuevo en sus pequeños logros, en su quehacer cotidiano y valorarlo del mismo modo que los grandes hitos por que esos grandes hitos no llegarían nunca si no hubiera un desarrollo maravilloso que se hace día a dia.

Pero no hace falta decirle nada al niño, no hace falta dar palmadas ni vítores cada vez que haga algo bonito, especial o cotidiano. Esta línea de trabajo no tienen que ver con refuerzos, premios, reconocimientos ni estimulaciones dirigidas a los niños para qe sepan que valoramos lo que hacen o para conseguir que hagan más cosas maravillosos.

Esta Linea de Trabajo tiene que ver, escuchar, observar, dearnos sorprender por su potencial y sorprendernos en silencio, de forma discreta sin influir en el niño, sólo para tí, para que seas más consciente de lo que ocurre en quehaceres cotidianos.

Se trata de un trabajo interior, que haces tú mismo como educador, para mirar con “otros ojos” a esa persona que tienes delante.

Necesitas crear una visión abierta, sin perjuicios ni miedos, una visión tranquila, y mantenerla ahí para que te ayude y te guíe en tu labor. Éso es Tomar Conciencia de las increíbles posibilidades que tiene tu hijo y de todo lo que ya mismo va haciendo y consiguiendo.

En el Aprendizaje Fractal te ayudaremos a que te fijes en esos logros increibles, cotidianos y completamente humildes que ocurren delante de nosotros sin que les demos casi importancia.

Recuerda que se trata sólo de una parte de una gran labor, pero esta línea de trabajo deberás recordarla de vez en cuando y aplicarla cuando veas que dejas de dar importancia y valorar lo que tu hijo hace.

A lo largo de la vida de un niño hay miles de situaciones maravillosas y extraordinarias generadas por el potencial de ese niño. En muchas de esas situaciones compartiremos nuestra alegría y reconocimiento con el niño diciendoselo pero en otros cientos de veces lo haremos en silencio simplemente por que somos conscientes de ese maravlloso y extraordinario acto que ocurre ante nuestros ojos. Ese ser consciente nos ayudará a no dar tanta importancia a las veces en las que las cosas no salen bien o no salen como nosotros queremos o esperamos por que tendremos una visión más amplia de nuestro niño.

 

GUÍA, APOYO Y RESPETO

Esta Línea de Trabajo también hace referencia a

el RESPETO COMO BASE DE TRABAJO.

Cuando decimos que tu hijo es “alguien” quiere decir que es una persona diferente a nosotros. Por mucho que les cuidemos, protejamos o tomemos decisiones por su bien y en su nombre, no podemos olvidar que nuestro hijo es una persona en sí misma, con toda la complejidad que éso significa.

Nuestro hijo aprenderá poco a poco a tomar sus propias decisiones, a manifestar y defender sus gustos y a determinar y elegir su futuro. Así que nuestra labor tiene que ver con ayudarles a que puedan hacer todo éso en las mejores condiciones posibles y darles las herramientas y recursos para que puedan hacerlo de la mejor forma posible.

Es necesario de que tomemos consciencia de que nuestro hijo es una persona diferente a nosotros mismos, con su propio potencial, con su personalidad, sus capacidades, sus gustos, decisiones, con su derecho a acertar y a equivocarse.

Este enfoque no significa que tengamos que potenciar o favorecer que los niños se independicen lo antes posible. No tiene que ver con éso.

  1. Tiene que ver con enseñarles a tomar decisiones y aceptarlas (evidentemente siempre que no sean perjudiciales para ellos).
  2. Tiene que ver con conocer, comprender y respetar su personalidad, sus gustos y opiniones … nos gusten o no, y enseñarles a compartirlas, convivir y relacionarse sin renunciar a ser ellos mismos.

Por lo general cuando más nos cuesta aceptar esta Línea de Trabajo es cuando nuestro hijo se opone o distancia de nosotros. Es decir cuando hace algo que no nos gusta, tiene su propia opinión y nosotros creemos que la nuestra es mejor y sentimos la necesidad de corregirle y explicarle que lo nuestro es mejor, etc.

 

Aplicar esta Línea de Trabajo, tanto la parte que se refiere a tomar conciencia del potencial infantil como la que se refiere a tomar consciencia del respeto que debemos mantener, requiere mucho esfuerzo por nuestra parte ya que tendremos que tenerla en cuenta en situaciones cotidianas, cuando nuestro hijo nos conteste algo que no esperábamos, tome una decisión que no nos guste o admirando en silencio con una sonrisa cuando hace algo pequeño, familiar, casi insignificante, delante nuestro pero a su vez maravilloso y extraordinario.

 

Así que de vez en cuando párate, mira a tu hijo y piensa:

No importa lo que haga bien o mal, si me hace caso o no, si va al cole, es todavía muy pequeño o es un homeschooler, si es un genio o no. No importa si me enfadas o me deshaces en alagos con él por su logro.

PASE LO QUE PASE MI HIJO ES ALGUIEN EXTRAORDINARIO CAPAZ DE HACER COSAS INCREIBLES.

Teoría del Aprendizaje Fractal Eva Drake (psicóloga clinica)

no Comment

Add your comment