Wednesday July 26 2017

Las falsas creencias del Maltrato Pedagógico

Hay toda una serie de tópicos y falsas creencias que caracterizan el maltrato pedagógico:

[list]
[li type=”glyphicon-ok”]   Se cree que tiene valor y eficacia educativa, aunque lo que el niño aprende es a anticipar las represarias que puede conllevar su comportamiento.  [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Algunas personas utilizan tortas, bofetadas, capones, zarandeos, empujones y otras prácticas físicas. También se utilizan comentarios y expresiones peyorativas, claras, directas o en forma de “broma”, que hacen referencia al aspecto físico, a rasgos de personalidad o a habilidades personales, culturales o sociales. Todas estas prácticas se hacen con la intención de causar un impacto claro y contundente en el niño, que llame su atención y deje huella negativa. Todas estas practicas se hacen con la intención de ser un castigo “puntual” y efectivo.  [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Aunque es una forma de castigo se le quita importancia al dolor y las repercusiones que pueden casar a nivel físico, emocional y psicológico. Se minimiza y cualquier comentario en ese sentido se considera una exageración que pretende desvirtuar su presunto verdadero objetivo (educar)   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Se habla de UNA bofetada, UN capón, etc cuando en realidad nunca es sólo uno. Si se utiliza con el fin de educar se suele utilizar cada vez que se considera necesario y si no se amenaza con hacerlo.   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Se da por descontado que la motivación es el bienestar y la mejora del niño, a pesar de que el niño llore, se entristezca, se angustie, tenga pesadillas, etc por que esa mejora se entiende que es a medio y largo plazo (educar)   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   La adaptación y la recuperación del niño se considera parte del éxito de estas prácticas y no un mérito del niño al que no le queda otra posibilidad que adaptarse.   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Se diferencia del maltrato infantil por que se considera que en el maltrato infantil hay una pérdida del control a todos los niveles por parte del maltratador y  por que además hay intención dañina que causa en el niño daños evidentes (a veces terribles y dramáticos).   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   No se acepta ni se reconoce que el padre, madre, familiar o educador que realiza este tipo de prácticas, cuando da una bofetada, un capón o hace un comentario despectivo, es por que ha perdido la paciencia y en consecuencia ha perdido el control sobre la situación, sobre el niño y sobre sí mismo. Y tampoco se acepta ni reconoce que con esa bofetada, capón o comentario despectivo se quiere causar un impacto en el niño que se sabe que es negativo y doloroso. De esa manera se diferencia intencional y cuidadosamente este tipo de prácticas que son habituales entre los maltratadores infantiles de los que las utilizan con el fin de educar.   [/li]

[li type=”glyphicon-ok”]   Se utiliza un lenguaje intencionalmente suave ya que resulta complicado afirmar que educar dando bofetadas o insultando no es una forma de maltrato.   [/li]
[/list]

Eva Drake (psicóloga clínica)
Puedes apoyar este proyecto


Add Comment