Monday June 26 2017

Fenómenos psicológicos asociados al Maltrato Pedagógico

Hay varios fenómenos psicológicos asociados al Maltrato Pedagógico:

 

El enemigo en casa

En el maltrato pedagógico o disciplinario suele darse una serie de argumentos e interpretaciones sobre el comportamiento infantil que presentan al niño como un ser manipulador, maquiavélico, caprichoso y egoista, dispuesto a todo para conseguir sus objetivos. Los comportamientos inadecuados de los niños suelen interpretarse como parte de esas manipulaciones y no como necesidades, expresiones, errores, angustias, crisis emocionales, etc .

En el enfoque más extremo de este fenómeno se llega a utilizar un lenguaje de enfrentamiento y a veces casi belicista, en el que el niño “te lleva a su terreno”, “no debes ceder y dejarte ganar”, “hacen contigo lo que les da la gana”,  etc.

En consecuencia el adulto, en vez de mantener una relación normal con el niño, debe mantenerse a la defensiva hasta que “corrige” al niño y sus estrategias para ganar y conseguir lo que quiere.

 

La víctima culpable

En el maltrato pedagógico o disciplinario suele darse un fenómeno de asunción de culpa por parte de la víctima. Es decir, se considera que la responsabilidad o culpa de ese maltrato es de la víctima, no del agresor.

Tanto el el agresor como la víctima creen sinceramente que la víctima tiene un problema ya sea su forma de ser, su carácter, su comportamiento o su capacidad de aprendizaje. Este problema es la causa de que haya que tomar medidas y actuar para corregirlo. El maltrato es desde este punto de vista, una solución a ese problema.

Esta asunción de culpa puede ser fácilmente aprendida por la víctima, sobretodo teniendo en cuenta que se ejerce en niños.

 

La víctima agradecida

En el maltrato pedagógico o disciplinario, según la experiencia, vivencias, personalidad y recuerdos de la víctima del maltrato, puede darse el fenómeno de que la víctima considere que el maltrato le ha beneficiado, le ha ayudado y ha sido una solución eficaz “en su caso”.

El motivo es que la víctima asume su culpa en base a que cree firmamente que había algo malo en ella, de manera que el maltrato era necesario, no era dañino o el daño que le causaba no tenía importancia en comparación con el “beneficio” que le ha dado.

Esta asunción de la culpa también suele ser compartida por el entorno familiar, grupal e incluso social.

Eva Drake (psicóloga clínica)
Puedes apoyar este proyecto


Add Comment