Wednesday June 28 2017
10 agosto, 2012
0
||||| 0 |||||
139

5 cosas que puedes hacer para que a tu hijo le sigan gustando los números

Desde muy pequeños a los niños les gusta contar. Les encanta poner sus deditos para decir cuantos años tienen y ver la cara de los demás cuando lo hacen. Si decimos el número de dedos que nos enseñan, asienten emocionados con la cabeza cuando todavía casi no saben ni hablar.

Les gusta saber que tienen cinco dedos en cada mano y se sorprenden de que también haya cinco en cada pie. Es el mismo número de dedos aunque sean diferentes a los de las manos. Les encanta contarnos que tienen dos manos y abajo, pisando el suelo, dos pies; que necesitan dos zapatos,  dos calcetines o que les falta un guante ….

Les gusta dar a los botones del ascensor en cuanto saben el número del piso en el que viven. Aprenden rápidamente a identificar el número de la calle si se lo enseñas. Conocen el portal por que lo reconocen, pero también se fijan en el número si se lo dices.

En la compra ellos enseguida quieren coger los cuatro limones, cinco tomates, dos plátanos y las dos latas de … lo que sea, da igual. Entre el deseo de colaborar, el fascinante reto de encontrar dónde están las cosas en el supermercado y el misterio de acertar el número que has dicho, comprar puede ser una actividad muy intensa, educativa y divertida. Luego lo cogen y te miran para asegurarse si es la cantidad correcta, justo la que tú le has dicho. ¿Falta uno más? ¿Ah, ahora está bien? y lo van echando todo en el carrito ansiosos por encontrar y coger los siguientes productos de la lista.

Sí, en cuanto entienden un poco los niños están muy atentos al descubrimiento de que cada número que decimos se corresponde con  una cantidad concreta de objetos.

Así que la primera cosa que puedes hacer para que a tu hijo le sigan interesando los números es:

Verlos con ellos en la vida real, en las acciones cotidianas como algo familiar y normal, como parte de la vida.

5 cosas que puedes hacer para que a tu hijo le sigan gustando los numerosSi respetamos estos descubrimientos infantiles y les ayudamos a ver cómo se reflejan constantemente en la vida cotidiana, los niños disfrutarán de su aprendizaje de forma espontanea, divertida y muy práctica.

Los números escritos también les fascinan por que son dibujos que tienen nombre, un nombre igual que las cantidades que decimos.

Pero para descubrir esa correspondencia entre números, cantidades y las palabras que decimos, nos necesitan como fuente de información y conocimiento.

Así que la segunda cosa que podemos hacer para que a nuestros niños les sigan gustando los números es atenderles en todo aquello que nos pidan por que:

A los niños les gusta preguntar. Nuestra disposición a responder a sus preguntas de forma clara, concreta y atenta también es clave en este aprendizaje por que nosotras le damos nuestro conocimiento pero también nuestra atención y nuestro cariño. No hay mejor premio sentirse querido mientras aprendes.

Si no respondemos, no les atendemos, lo dejamos para luego o estamos ocupadas una vez, quizá dos o tres veces, puede que no pase nada. Pero si éso ocurre con frecuencia, ellos entenderán que no es importante, se quedarán sin esa información justo en ese momento en el que sienten la necesidad de saberlo y buscarán nuestra atención haciendo otras cosas (más importantes para nosotras).

Ahora bien, la forma en la que compartimos los números con nuestros niños es vital, así que la tercera cosa que podemos hacer para que a nuestros niños les sigan gustando los números es que:

Nunca des lecciones por que las lecciones se dan desde una postura de superioridad y con el único objetivo de que la otra persona aprenda lo que tú quieres que aprenda.

Por el contrario, si lo que haces es compartir lo que sabes con tu hijo, ya no estarás dando lecciones: Simplemente les estarás comentado el mundo que le rodea y dejarás que él aprenda libremente en base a su motivación y necesidades.

Los números están ahí, sólo hay que hablar de ellos igual que lo harías con cualquier otra persona, aunque un poco más despacio. Al poner el canal de televisión, al leer el precio de un producto, los números de los portales, las teclas del ordenador o la calculadora, … hay números hasta en la sopa pero éso no significa que le pongas a tu hijo sopa de números todos los días para que los aprenda. Comparte, deja que disfrute y ya te preguntará si necesita saber algo.

Es evidente que los niños aprenden mucho mejor si se divierten, así que la cuarta cosa que puedes hacer para que a tu hijo le sigan gustando todos los números es eliminar todo tipo de preguntas tipo “¿Qué número es éste?” y las valoraciones del tipo “Sí, muy bien”

Muchas veces sentimos la necesidad y el orgullo de comprobar lo que saben nuestros hijos. Pero para hacerlo tendemos a examinarlos de forma encubierta, con preguntas aparentemente inocentes y valoraciones de acierto/error.   

Por último, la quinta cosa que puedes hacer para que a tu hijo le sigan gustando todos los números es no corregirle.

Cuando corregimos constantemente a nuestro hijo le quitamos valor a la información, el valor que tiene, y le quitamos importancia al descubrimiento y la participación de nuestro hijo por que centramos toda la atención en el hecho de que no sepa la respuesta correcta.

Si no estamos preguntando a nuestro hijo para confirmar lo que sabe o lo que no sabe, lo normal es que comenta menos errores. Él solo se aventurará cuando quiera y en esas situaciones, si se equivoca, es más fácil comentar el número correcto sin darle demasiada importancia al error. “Tú crees? No será un cinco?”

Así que las cinco cosa que puedes hacer para que a tu hijo le sigan gustando los números que nosotros os proponemos son:

 1. Verlos con ellos en la vida real en contextos naturales y familiares

2. Atender sus preguntas cuando surjan

3. Compartir nuestro conocimiento y hacerlo sin dar lecciones 

4. Elimina preguntas y valoraciones de acierto/error

5. No le corrijas

Quizá el quiz de la cuestión esté en no enseñar los números, sino en dejar que ellos los descubran, dejar que los investiguen, que los usen conforme a su valor práctico y que disfruten de todo ello.

Conseguir que los números les gusten y sean divertidos e interesantes les ayudan a aprenderlos y a desarrollar su autoestima y confianza. Pero también sientan las bases para poder hacer aprendizajes más complejos que llegarán después.

Share this:
Tags:

About Eva Drake

Eva Drake

Psicóloga clínica Univerdidad Complutense de Madrid (1992)

  • Website
  • Email

Add Comment